Uno de los sistemas de calefacción que más se está extendiendo en los últimos años es el suelo radiante. No es de extrañar teniendo en cuenta que es uno de los más eficientes y prácticos.

El suelo radiante consiste en una red de tuberías que se colocan debajo del pavimento. A través de esta red circulará agua a una temperatura de entre 30ºC y 45ºC. Hay que tener en cuenta que esta calefacción utiliza tuberías muy delgadas, por lo que el caudal a calentar es mínimo y la cantidad de energía que se necesita para ello también. Si además combinamos este tipo de calefacción con sistemas de generación de calor eficientes, como calderas de condensación, conseguiremos un ahorro considerable en nuestra factura.

Otro de los beneficios del suelo radiante es que deja libre todo el espacio habitable, ya que no hay que colocar radiadores en las paredes, dando lugar a estancias más despejadas. Además el calor se extiende de forma homogénea por toda la casa  sin acumularse en zonas puntuales y la temperatura cercana al suelo siempre será ligeramente superior a la temperatura cercana a nuestras cabezas, lo que proporciona una agradable sensación de confort.

Si estas interesado en este tipo de calefacción y te gustaría que uno de nuestros profesionales valorase tu vivienda contacta con nosotros sin compromiso llamando al 963604370 o rellena este formulario y nosotros te llamaremos.