autoconsumo fotovoltaico

Las instalaciones de autoconsumo fotovoltaico en España no han parado de aumentar en los dos últimos años. No es de extrañar teniendo en cuenta lo rápido que se recupera la inversión inicial gracias al ahorro energético y económico que produce. Pero ¿en que consiste realmente el autoconsumo fotovoltaico? ¿Qué tipo de instalación es la adecuada para mi vivienda, con inyección o sin inyección a red? Te explicamos todo en este artículo.

Autoconsumo fotovoltaico

Cuando hablamos de autoconsumo fotovoltaico hacemos referencia la producción de energía eléctrica para consumo propio a través de paneles solares fotovoltaicos.

Las instalaciones de energía fotovoltaica cuentan con los siguientes elementos principales:

  • Paneles solares: son los encargados de transformar la luz solar en energía eléctrica en forma de corriente continua.
  • Inversor: este componente transforma la corriente continua en corriente alterna para que podamos utilizarla en el ámbito doméstico.
  • Batería: es opcional, sirve para acumular energía y poder utilizarla cuando no disponemos de luz solar, por ejemplo en horario nocturno.

Autoconsumo fotovoltaico con inyección a red y sin inyección a red.

Principalmente existen dos modalidades de autoconsumo solar: con inyección a red y sin inyección a red.

En las instalaciones fotovoltaicas con inyección a red la energía producida por los paneles solares se utiliza para el consumo propio y en el caso de producir más electricidad que la que se consume, se vuelca el excedente en la red eléctrica general.

Por otro lado, en el caso contrario en que los paneles solares no estén funcionando o no produzcan suficiente energía, se puede tomar la energía necesaria de la red eléctrica.  En este tipo de instalación no es necesario el uso de baterías donde almacenar energía, puesto que utilizamos la red eléctrica como soporte para los momentos en que no producimos suficiente energía. 

Tanto las inyecciones de electricidad que realizamos a a la red, como la cantidad de energía que consumimos de ella cuando la instalación fotovoltaica no genera suficiente electricidad, son contabilizadas por un contador de doble sentido. De esta manera en un periodo de tiempo establecido con anterioridad se calcula la diferencia entre la energía inyectada y la que se ha tomado de la red. Si se ha consumido más energía de la inyectada a la red, la compañía eléctrica le cobrará la diferencia. En el caso contrario, la compañía deberá compensar al cliente de la manera que hayan acordado previamente, suele ser “guardando” el saldo favorable para futuras  facturas o realizando  una compensación económica.

Las instalaciones fotovoltaicas sin inyección a red suelen ser utilizadas para casas aisladas que no tienen acceso a la red eléctrica. En este caso no existe la posibilidad de verter el excedente producido a la red eléctrica, por ello es muy común el uso de baterías que permitan almacenar la energía sobrante para utilizarla cuando la instalación no genera suficiente electricidad.

En Amsi Integral llevamos más de 25 años realizando instalaciones energéticas. Si estas pensando en instalar fotovoltaica puedes calcular tu propio presupuesto haciendo clic aquí o puedes contactar con nosotros directamente en nuestro número gratuito 900 83 16 74.